Después de un exilio obligado, a finales de 1996, Steve Jobs volvió a Apple y la compañía estaba una situación crítica. Al borde de la quiebra, Jobs optó por una solución radical para salvar el negocio. Desechó el 70% de los productos que comercializaba, y dio prioridad únicamente a un puñado de proyectos.

En septiembre de 2011, la capitalización de Apple superaba a Microsoft en un 70%, y la compañía de la manzana consiguió ventas superiores a los 108.000 millones de dólares.  

 

La astucia y la visión empresarial de Jobs salvaron a Apple de la bancarrota a la que estaba abocada por una mala estrategia del negocio.

 

En casos extremos hay que tomar medidas y es clave la labor de un líder que pilote la renovación de la empresa.  Debe ser un líder fuerte e implicado que esté dispuesto a enfrentarse al desafío y que sea capaz de hacerlo. Así mismo, el equipo directivo que le rodea y la plantilla debe remar conjuntamente en la dirección correcta. Ver artículo Gabinete de crisis.

 

¿Las cinco claves para reflotar la empresa?.

1.- Plan de Contingencia y Viabilidad: responde a la pregunta de si la empresa es viable o no. En el caso de que lo sea, ver las maneras de continuar con el proyecto empresarial de forma más eficiente.

2.- Plan estratégico: Hay que marcar las líneas básicas del sistema que estamos organizando y establecer los objetivos generales.

3.- Plan de acción anual: convierte el plan estratégico en algo operativo, dividido, asignable a personas, cuantificable y real.

4.- Análisis de resultados y toma de decisiones: la ejecución del plan de acción se ajusta conforme a las nuevas oportunidades del mercado, mejoras en la forma de ejecutar el plan, resultados negativos, etc…

 

Parte de estos cuatro pasos se plantean varios aspectos a tener en cuenta para salir de una crisis en una empresa:

1.- Evitar diversificar servicios sin controlar los pros y contras. Es importante creer pero con criterio.
2.- Plantear aumentar las ventas esperando que sean inmediatas.  Todo emprendedor debe invertir y tener paciencia. Si el plan de empresa está bien hecho y el estratégico también sabrá que los primero mesas son de perdida en la cuenta de resultado, pero tras la inversión inicial vendrá la recompensa futura.
3.- No atender correctamente el flujo de caja nos impide realizar las inversiones necesarias para cumplir los objetivos de la empresa, no hay que dejarse impresionar por una gran cantidad de entrada de efectivo y malgastar. Ver artículo “Aspectos financieros a revisar obligatoriamente  en tiempos de Crisis”.

 

Ya sea Pyme, una gran cadena o franquicia esta situación y la gestión es la misma para todas, por lo que recordamos que los problemas vendrán por ello la recomendación es anticiparse y presuponerlos antes de que estén encima. En caso de que hayan sido inevitables conocer los porqués, debemos atajarlos de raíz antes de que se multipliquen y valorar la posibilidad de presentar un concurso de acreedores. Ver artículo “Aspectos a considerar para preconcursos y concursos de acreedores durante y despues del Coronavirus”.

 

Fuente: Lazarus – FranquiShop.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies