Como en otros muchos aspectos, la prevención y la anticipación puede suponer el factor diferencial ante una situación adversa para salir airosos de la misma.

Detectar que nuestra compañía no va tan bien como pensamos, es fundamental de cara a tomar medidas y paliar posibles consecuencias.

Y es que, en muchas ocasiones, el día a día nos absorbe y entramos en un bucle que no nos permite percatarnos de la realidad hasta que es demasiado tarde.

Pero, ¿Cuáles son los primeros síntomas de que nuestra empresa no va bien?. A continuación, te enumeramos los más fáciles de detectar al alcance de nuestra mano:

  • Caída de ventas.
  • Descenso del margen.
  • Bajada de beneficios no programada.
  • Disminución de crédito por parte de proveedores.
  • Excesivas quejas de clientes.
  • Alta rotación de personal acompañada de mal clima laboral…

Obviamente, estos son sólo algunos indicadores que nos permitirán de forma rápida, tomar el pulso de nuestra compañía.

Si tiene dudas de que su negocio no es todo lo rentable que debería, no dude en tomar las medidas oportunas. Mañana puede ser demasiado tarde.

Fuente: Lazarus Mng

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies