Una empresa familiar es una organización empresarial o corporativa cuyas decisiones están controladas o influenciadas por un grupo familiar.  La visión de todo fundador es ver la continuidad de su empresa, crecimiento y traspaso de su manejo a las siguientes generaciones. Las empresas familiares han sido y son el motor de crecimiento de las economías en España.

Las cifras oficiales dejan claro el peso de la empresa familiar en España. Se estima que, en nuestro país 1,1 millones de empresas son de origen familiar (el 89% del total de compañías) y representan el 57,1% del PIB privado.

El 82% de las empresas familiares han hecho recortes este año debido a la Covid-19. Más de la mitad de este tipo de compañías se ha acogido a un ERTE y un 67% de ellas ha recortado hasta un 15% la plantilla. Éstas son algunas de las principales conclusiones de la encuesta de empresas familiares que se ha presentado durante el XXIII congreso de empresa familiar.

El informe refleja que uno de los mayores efectos de la pandemia en la economía ha tenido que ver con el empleo. De hecho, el 6%  de estas empresas afirma haber disminuido su plantilla entre un 16%  y  el 30%, mientras que el 5%  de ellas ha visto una merma de las mismas entre un 31%  y el 45%  y, un 4%.

Entre las medidas que han impuesto las empresas para superar la crisis, destaca la del teletrabajo. Un 71% de las empresas familiares asegura haberlo implantado. Tras esta medida se sitúa la solicitud de expedientes de regulación temporal de empleo, algo a lo que se ha acogido el 56% de las empresas, mientras que un 55% de ellas ha recurrido a la adaptación de la estructura productiva.

 

Reducción de inversiones y endeudamiento.

Por otro lado, la pandemia ha provocado que muchas de estas empresas, en concreto un 37%, también hayan tenido que reducir sus inversiones, que un 30% haya tenido que endeudarse, mientras que un 18% haya tenido que reducir jornadas o salarios.

Para 2021, un 63% de las empresas familiares espera poder mantener sus niveles de empleo actuales, mientras que un 27 % cree que deberá reducir plantilla y un 10% confía en hacer nuevas incorporaciones a la misma.

A pesar de la crisis, un 42% de las empresas familiares sí cree que el próximo año podrá mantener sus ventas, frente a ellas un 31% son optimistas en sus previsiones y espera incrementarlas. Por el contrario, un 27% cree que las ventas se reducirán en comparación con años anteriores. Hasta 2022 no cree un 27% de las empresas que podría recuperar los niveles de facturación previos a la crisis.

 

El mayor activo de una empresa familiar es la familia en sí misma, de igual forma es su mayor amenaza por los retos que conlleva el trabajar juntos y el ejercicio de poderes, criterios y egos.

En este sentido, el Covid-19 ha afectado a las empresas familiares en varias dimensiones pero sobre todo les ha ayudado a tomar conciencia de los riesgos que les rodean. Uno de ellos, el más habitual en este tipo de empresas, es el de un relevo inesperado. «Con la pandemia gente que pensaba que no le podía pasar nada ha cambiado de opinión y han empezado a ordenar cosas en las empresas», afirma Ricard Agustín, fundador de Family Business Solutions. «Es un momento delicado pero está sirviendo para poner orden dentro de casa».

Esta pandemia ha reflejado que las empresas familiares no están exentas de la crisis ya que hay que se ha entrelazado tres problemas en uno. La parte económica, Social y de salud pública.  Ningún gobierno, empresa familiar o corporación estaba preparada para recibir al enemigo invisible y dimensionar la problemática de este virus en el mundo.

Ante este escenario de incertidumbre que se nos presenta hacemos unas recomendaciones o acciones estratégicas para que las empresas familiares puedan enfrentarse ante la Covid-19.

Armonía: Debe existir un clima de Armonía en el manejo de la familia empresaria. Sin esto es imposible poder llegar a acuerdos que permitan lograr las metas y planes establecidos para el buen funcionamiento de la empresa, maximizar sus utilidades y agregar valor para los accionistas.

Plan Estratégico Familiar:  Es importante crear un plan Estratégico basado en la nueva realidad, que sea a corto plazo, innovador, creativo, e inclusivo que involucre a todas las partes. Hay que redefinir la nueva estrategia, analizar las tendencias del entorno, y estudiar a la competencia.  A su vez hay que revisar la misión y metas de la empresa familiar e incluir su plan sobre responsabilidad social y el papel que juega ante la sociedad.

Plan Estratégico Empresarial: A diferencia del plan estratégico familiar, en este Plan estratégico, hay que confeccionar una Hoja de ruta del negocio. Actualizar el DAFO, analizar el mercado meta, buscar nuevas oportunidades, revisar la situación financiera actual de la empresa, establecer las metas de la familia empresaria y evaluar su ejecución.

*Dentro de esta planeación estratégica se debe incluir los planes: Corporativos, operacionales, funcionales y de negocios.

Protocolo de Familia:  Importante si no se tiene, la creación de un documento de Protocolo de Familia, que incluya todas las normas de conducta, artículos y reglamentos que debe ser aprobado por todos los miembros de la empresa familiar.  Dentro de este documento se debe incluir temas de finanzas, responsabilidad social, Políticas de remuneración y dividendos, el derecho de salida individual y los planes de sucesión entre otros.

Órganos de la Empresa Familiar:  En toda empresa familiar, se debe de crear los órganos responsables de tratar los temas de la familia y la empresa para que exista una armonía en la relación de trabajo.  Por la familia los órganos que los cuales se debe regir la familia son: Consejo de Familia, Asamblea de Familia.  Los órganos que por los cuales se debe de regir la empresa son: Asamblea de Accionistas, Consejo de Administración y la Dirección General.

Plan de Sucesión:  El crear un plan de sucesión anticipado y planificado, ha sido el talón de Aquiles de la mayoría de las empresas familiares, ya que el fundador no está listo y desconfía en dejar las riendas del negocio, porque su misión y visión no es la misma del sucesor que toma su puesto. Es por eso que toda sucesión debe estructurarse y para ello se debe considerar los siguiente:

-Poner un plan por escrito que incluya el análisis de la familia, la empresa y su entorno.

-Ser paciente y flexible, es un plan a largo plazo.

-Apoyar al fundador que encuentre su propio camino.

-Se debe incluir un plan de retiro remunerado y puesto en la junta familiar como asesor.

-Contar con el apoyo de los directivos y colaboradores durante el proceso de selección del sucesor.

-Contar con el apoyo de consejeros profesionales para la selección del sucesor.

-Informar a toda la familia los pasos durante el proceso de selección y obtener una aprobación del candidato.

Afrontar los Retos:  como toda empresa familiar, existen muchos retos que enfrentar y uno de los más fuertes es separar los asuntos de negocio versus los familiares. Hay que definir bien los roles de sus integrantes para evitar conflictos, mantener una buena comunicación en todo momento, evitar excesiva influencia en la toma de decisiones por familiares, crear una estructura corporativa, no tener miedo a las finanzas y a la sucesión del fundador.

Identificar Oportunidades:  Una de las mayores oportunidades que se tiene cuando se es una empresa familiar, es la toma de decisiones ágiles y efectivas. Su continuidad y traspaso a las siguientes generaciones.  Hay que identificar nuevas líneas de negocios que generen ingresos y maximice el valor de las acciones y activos de la empresa. Otra oportunidad está en fortalecer los valores y principios como familia empresaria y firmar un Código de Ética Familar para que se cumplan los propósitos y metas establecidos en dicho acuerdo.   A su vez, da continuidad al manejo y crecimiento de propiedades y activos de la familia.

Sin duda alguna, las empresas familiares seguirán siendo el motor de crecimiento en la economía mundial y su mayor reto será en trabajar en armonía, respetar los roles de cada miembro, respetar los acuerdos del protocolo de familia, y poder comunicar sus metas y planes ante la Asamblea de Accionistas y el Consejo Administrativo para para que evalúen su ejecución. Así como se dice que la mayoría de las empresas familiares desparece con la tercera generación, también las hay que han sido exitosas y se ha convertido en empresas Multinacionales gracias a una visión compartida entre familia/empresa y el establecimiento de una meta en común en beneficio de todos.

Fuentes: ABC-Economía, El País, INE, PortafolioCorp.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies