La tecnología está siendo un aliado muy valioso en la batalla contra la pandemia generada por la Covid19 y se ha convertido en la herramienta fundamental para resolver en gran medida la crisis generada. Inclusive, la propia OMS (Organización Mundial de la Salud), entre otros organismos gubernamentales, ha admitido el papel fundamental que desempeña la tecnología para reducir el impacto de la pandemia.

Es más relevante aún si cabe, el papel que está jugando el proceso de transformación digital en el que muchas empresas estaban inmersas previamente a la pandemia, en plena fiebre de la digitalización, y que ha contribuido a que en un momento como éste, se hayan podido mantener con relativo nivel de cumplimiento, los niveles de actividad de estas organizaciones. Asimismo, muchas de estas empresas, han tenido que saltarse algunas de las fases de la transformación digital para incorporar precipitadamente y de la mejor manera posible, una nueva cultura de trabajo. Pero, aunque hayan conseguido acelerar ciertas fases y alcanzar ciertos objetivos, no debemos perder el horizonte ya que seguirá siendo imprescindible el papel que las empresas tecnológicas jugaran a la hora de definir e implantar un plan de transformación integral que ayude a las organizaciones de forma sincronizada a asumir los nuevos modelos de negocio y producción que les esperan. La explosión del teletrabajo fue solo la punta del iceberg; sin embargo, en los próximos tiempos asistiremos a la consolidación de nuevas formas de trabajar, de ser evaluados y recompensados, de interactuar con los clientes, nuevas fórmulas de gestión adaptadas a estos nuevos modelos de actividad que requerirán de la implantación masiva de tecnologías digitales para hacerlas posibles, lo que reforzará de forma muy relevante el papel del sector TI.

En este escenario, las empresas tecnológicas han comenzado a experimentar un crecimiento desbordado ante las necesidades que los clientes les exigen para poder seguir desarrollando su actividad. Para ello, las tecnológicas (como cualquier empresa que multiplica exponencialmente sus ventas) están precisando de recursos como la incorporación de mano de obra, agilidad en la organización, mayor y mejor gestión, etc. Por este motivo, las empresas tecnológicas deberán analizar y organizar muy bien su estructura y modelo de gestión ante una demanda que no cesa. No debemos olvidad que, independientemente del sector, una empresa es una empresa y requiere de una organización, estructura y gestión adecuada para desarrollar su actividad. La Covid-19, es también, el origen de un proceso de transformación como no lo hemos visto nunca, por su alcance y velocidad evolutiva el cual, las empresas tecnológicas deberán afrontar para crecer ordenadamente, dando el mejor servicios posible a sus clientes y no morir de éxito.

 

 

 

 

Fuentes: Inetum / Miguel Ángel Durá.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies