En situaciones de crisis, el proceso de reestructuración de la empresa, puede ser la diferencia entre cerrar un negocio o sobrevivir. En muchas ocasiones, el empresario tiene ciertos apegos emocionales que le dificultan en la toma de decisiones o, sencillamente, no tiene los conocimientos necesarios para afrontar el proceso de reestructuración.

Los ERTES, ERES, despidos de personal no siempre son la solución, al igual que los procesos de refinanciación,  sino ponemos foco al origen del problema que da lugar a la causa de nuestra crisis.  Reestructurar es una forma muy válida de reflotar nuestro negocio, tal y como comentábamos en anteriores como Herramientas legales para reflotar la Empresa. A continuación, le indicamos los puntos clave para afrontar el proceso de reestructuración con garantía.

  1. Analizar todos los procesos, ¿son realmente necesarios para la actividad? ¿Aportan valor para el cliente o sólo son una fuente de gastos e ineficiencias? El criterio clave es cómo generar más con menos, es decir, cómo ser más productivos con lo que hacemos.
  2. Agrupar actividades para eliminar las duplicidades y aquellas que no aporten nada. Muchas veces las empresas crecen y las tareas se duplican por la falta de comunicación o por el mero hecho de que el personal que se va incorporando hace las cosas a su manera. Las duplicidades y redundancia en los procesos y tareas son especialmente habituales con datos e información.
  3. Buscar dentro de la empresa aquellos trabajadores polivalentes que puedan liderar y motivar al resto del equipo.
  4. Si debemos reducir personal, debemos hacerlo en base a perfiles y no sólo sueldo,  porque a veces la única solución es tener personas polivalentes y motivadas.
  5. Crear una visión de futuro que motive y comparta toda la empresa, sólo así podrás crear la energía necesaria para que las empresas sean más creativas y den lo mejor de uno mismo para poder reestructurar una empresa que está en crisis. No menosprecies esta clave, porque como pasan en otros aspectos de la vida todo ocurre antes en nuestra imaginación que en la realidad.
  6. Crear un Plan de acción a corto plazo con tareas de rápida ejecución y visible resultado, incorporando tareas del Plan de viabilidad financiera que nos vayan dando oxígeno a cada paso de la reestructuración.
  7. Buscar nuevas formas para aumentar las ventas, porque por mucho que reduzcamos gastos, siempre habrá unos mínimos. En ese momento la única solución será aumentar los ingresos, para ello te aconsejamos que antes de captar nuevos clientes, te centres en cómo fidelizar a los clientes que ya tienes.

No obstante, cada proceso de reestructuración dependerá de la situación propia de cada empresa y negocio, es decir, no nos servirán las acciones que realice mi vecino pues cada empresa necesita ser analizada en base a sus necesidades reales. Desde Lazarus Management, le asesoramos y guiamos en todo el proceso de reestructuración y reorganización empresarial, implicando en su negocio como si fuera nuestro, pues no entendemos otra forma de alcanzar el éxito que no sea esta.

 

 

 

Fuente: anfixblog.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies