Servicios

Ser empresario no es una profesión exenta de un alto riesgo. La responsabilidad que conlleva no sólo a nivel societario, puede acarrearnos problemas económicos a título personal cuando las cosas van mal.

Las deudas se amontonan, y llega el angustioso momento en que no se pueden cumplir los compromisos asumidos con bancos, proveedores, trabajadores, etc. Situaciones críticas propias del riesgo empresarial de la que no hay que avergonzarse y en la que hay que tener la altura de miras y humildad suficiente para dejarse ayudar por especialistas como nosotros en estas situaciones.

  • Alta dirección de compañías en situación preconcursal, concursal y en liquidación.
  • Planes de Contingencia y Viabilidad.
  • Reestructuración de la organización y negociación con plantillas.
  • Refinanciación de la deuda. Negociación con acreedores financieros y no financieros.
  • Gestión / transmisión de activos para obtención de tesorería.
  • Protección del patrimonio personal y empresarial.
  • Administración concursal.