Toda Empresa en estado de “Insolvencia Financiera”,  debe realizar una plan de viabilidad o continuidad de cara a reflotar la misma. Con independencia de las herramientas que pudiere usarse para salvaguardar los intereses de la empresa (ERTES, ERES, Concurso de Acreedores, etc.),  este proceso o plan se compone principalmente de la integración en la ejecución de dos procesos complementarios: Reestructuración Operativa de la Empresa y Reestructuración Financiera de la Empresa.

En el concepto “actual”, y dentro de la cultura legal de la Nueva Ley Concursal, se podría decir que una “empresa en crisis” es “reflotada” cuando supera con éxito, y de forma duradera, su anterior situación de incapacidad para atender las obligaciones de pago, es decir, su anterior estado de INSOLVENCIA FINANCIERA (que no tiene por qué implicar INSOLVENCIA PATRIMONIAL).

 

Para determinar si la sociedad debe iniciar un proceso de Reflotamiento de Empresas, es necesario la realización de un Diagnóstico Empresarial con objeto de determinar las principales causas que han originado la Insolvencia Financiera.

Identificados y Determinados los principales inductores de la “Situación de Insolvencia Actual” de la Sociedad, como comentábamos,  será necesario la realización de un Plan de Viabilidad Económico Financiero por un tercero independiente de la empresa que  permitirá mostrar a los principales grupos de interés de la sociedad (Entidades Financieras, Proveedores Comerciales, Organismos Públicos,…) las necesidades económico financieras reales de la empresa en el corto y medio plazo.

 

Un proceso de Reflotamiento de Empresas se llevará a cabo con éxito si se identifica y se anticipan correctamente los factores desencadenantes de la situación de “Insolvencia Financiera”, estos son generalmente:

Factores económicos, tales como:

  • Descenso continuado y Estructural del importe neto de la cifra de negocio.
  • Reducción de la inversión en capital (baja CAPEX).
  • Apalancamiento Financiero (endeudamiento) en inversiones no productivas.
  • Falta de Liquidez y tensiones en Tesorería.

 

Factores estratégicos, tales como:

  • Indefinición del Core Business de la Empresa.
  • Indefinición del Objetivo y Misión de la Empresa.
  • Sobredimensionamiento de la estructura de personal de la Empresa.
  • Falta de Alineación Estratégica de los objetivos de la Empresa con la estructura Organizacional.

 

 

 

 

 

Fuente: Legorbru Consult.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies